¿Qué es la ley Beckham?


David Beckham tiene su nombre unido a la práctica del futbol. Una unión bien justa por su juego, todo hay que decirlo. Si bien asimismo hay otros campos en los que el apellido de este futbolista resalta, de forma afín a lo que ocurrió con la ley Bosman. Beckham asimismo tiene una ley con su nombre, cuando menos coloquialmente, una que dejó a España transformarse en la poseedora de la mejor liga del planeta y una potencia de este deporte.

Si procuramos en Wikipedia, que probablemente sea la primera cosa que has ido a hacer cuando has visto esto, vas a ver que realmente es un R. D. con una referencia específica. Si bien preferimos llamarlo Ley Beckham por el hecho de que queda más chulo. Gracietas aparte, hablaremos de forma más extensa de qué es lo que significa esta regla que no se aplica solo a los futbolistas.

Tributación como no residenteQué requisitos dejan protegerse en la Ley BeckhamCómo favorece esta medida a los clubes de fútbolCambios en la leyUna ley de España
Tributación como no residente

Dicho sencillamente, el Régimen Singular de Trabajadores Alejados es una regla que afirma que todos aquellos trabajadores que vienen a España a desarrollar su actividad tributan tanto en el instante de su llegada como a lo largo de los próximos cinco años tal y como si no fuese residente, cuando a todos y cada uno de los efectos verdaderamente se radica en el país.

¿Qué supone esto a nivel fiscal? Puesto que que los impuestos que paga quien está en este régimen es prácticamente la mitad de lo que debería abonar si cotizase como residente en España. Además de esto, solo se aplica a aquellos vienes que se tienen acá, siempre y cuando se cumplan ciertos requisitos.

Qué requisitos dejan protegerse en la Ley Beckham

Hay una serie de condiciones a fin de que se pudiesen aplicar esta regla fiscal singular. Es algo técnico, si bien vamos a tratar de charlar de ello de la manera más fácil posible:

– No haber fijado vivienda en España al menos a lo largo de los últimos 10 años de la llegada acá.
– Que el motivo por el cual se hace el desplazamiento sea laboral. Esto es, que debe haber un contrato firmado ya antes de llegar.

– Que el trabajo se desarrolle en el territorio de España o bien fuera, mas que sea una entidad de España representando a quien se efectúa.

– Que la compañía para la que se trabaja sea de España o bien tenga una sede fija cuya vivienda esté de manera permanente en España.

– Que el desempeño que se deriva de este trabajo no tenga ninguna exención tributaria. En la práctica quiere decir que se pueden percibir ingresos que no haya que declarar para abonar los pertinentes impuestos.

La llegada de David Beckham y este régimen hizo que para los clubes de futbol fuera más asequible fichar jugadores de fuera que a los nacionales. Por poner un ejemplo, y para traer esta medida al presente, al Barcelona le costaba más cara la ficha de Messi, residente en España, que al la villa de Madrid la de Cristiano Ronaldo, que vive en España mas a nivel tributario es portugués.

Cambios en la ley

Como ocurre con todas y cada una de las reglas, esta ley se ha ido ajustando y efectuando cambios. Por poner un ejemplo, en 2010 se decidió que todo aquel que ganara más de 600 mil euros por año se quedaban fuera de la regla.

En 2015 hubo una nueva adaptación, con la llegada de una reforma tributaria. Desde ese momento los atletas profesionales no se incluyen en esta regla. Conque llamarla Ley Beckham carece de sentido, mas en esencia se la prosigue llamando de esta forma.

Otros cambios asimismo son muy significativos:

– Ya no es preciso que el trabajo se haga en España.

– Las compañías que no cuenten con una oficina permanente en el país asimismo pueden acogerse a medida.

– No hay límite de ingresos, con lo que la regla de 2010 se quita de un plumazo.

Básicamente estas son las cosas que han alterado y que hacen que la mal llamada Ley Beckham sea bastante diferente a como se proyectó. Eso sí, si alguien estaba acá ya antes de 2015, se aplican los términos precedentes

Una ley de España

En contraste a la ley Bosman, que se aplica en toda Europa, esta regla solo tiene aplicación en este país. A nivel de trabajadores puede parecer un tanto injusto que una compañía deba abonar menos por un empleado que venga de fuera que por uno nacional, si bien no deseamos meternos en polémica. Sencillamente deseábamos charlar de una regla que tiene a un futbolista como “padrino” y que es otra de esas curiosidades que tiene el planeta del deporte, sea directamente o bien indirecta.

En cuanto al resto, decirte que el Bubble Football no hace distinciones entre jugadores que vienen de fuera o bien los nacionales. Conque puedes invitar a tus amigos extranjeros y darles un buen revolcón jugando en nuestros campos. Las risas, al menos por el momento, no pagan impuestos.

Entradas similares

Cerrado

No se permiten nuevos comentarios